Forest Green Rovers, otra forma de jugar fútbol sostenible

Cuando uno se acerca a The New Lawn, el estadio del modesto Forest Green Rovers, se encuentra un panel solar, una estación de carga de coches eléctricos y el deslumbrante color verde de cada detalle del campo.

Uno puede pensar que está ante una sede de Greenpeace o que ha viajado en el tiempo como Marty McFly y la gasolina ya no existe, pero lo cierto es que en esta realidad tampoco existen los monopatines voladores y lo que hay enfrente es solo un club de fútbol, designado el más sostenible del mundo por la FIFA, dispuesto a cambiar el deporte y cuidar el medio ambiente con pequeñas acciones.

Su presidente, Dale Vince, recibe a Efe en una de las tribunas del campo, con capacidad para 5.700 personas, pero en la soleada y ventosa mañana la grada solo está poblada por él, un periodista y un cámara.

El coronavirus ha obligado a que las actividades en el equipo se reduzcan y solo se aprecia sobre el campo a un jardinero que repasa el césped, 100 % orgánico, y a un joven que pinta una de las vallas que separa al público del césped.

Aun así, Vince, multimillonario de a pie, no pierde la misma ilusión que tuvo hace ahora más de veinte años, cuando llegó por primera vez a Stroud, el pueblo cercano a Bristol (oeste de Inglaterra), que acoge al Forest Green desde 1890 y que ahora ve cómo su equipo campa en la League Two, la cuarta división inglesa.

‘Solía vivir en una colina por aquí cerca’, recuerda Vince mientras señala al horizonte. ‘El club estaba al final de la carretera, pero nunca había venido hasta aquí. En aquella casa fue donde construí mi primera turbina de aire’, explica.

Y es que Vince no es un propietario más del mundo del fútbol. Ha amasado una fortuna gracias a su empresa, Ecotricity, la compañía de energía renovable más importante del Reino Unido y que abastece a miles de hogares y negocios desde 1998.

Gracias a ello, se labró un nombre en el pueblo y cuando el equipo entró en problemas económicos en 2010, salió al rescate. Aportó 30.000 libras para salvar al equipo, que por entonces deambulaba por la quinta división.

‘Cuando se acabó ese dinero, me pidieron que me quedara como presidente. En principio no me interesaba, pero lo vi como una oportunidad para utilizar el fútbol como altavoz’, rememora.

0 Reviews

Write a Review

Read Previous

Caribbean Cinemas abrirá sus salas desde el 8 de octubre

Read Next

China espera tener listo un sol artificial en 2050

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *