Lo que debes hacer en caso de atragantamiento

A veces sentimos tanto placer al ver comida que se nos olvida el detalle de masticar bien y tragar al paso, otras tantas sin pensar en las consecuencias dejamos que nuestros pequeños se introduzcan a la boca objetos pequeños y golosinas duras, que deberían dárseles en pedazos pequeños.

Quien suscribe, cuando tenia la edad de 6 años me atraganté con una golosina, no recuerdo los detalles, pero si a quien me salvo la vida gracias a su rapidez y sabiduría sobre qué hacer en ese momento. Mi padrino inolvidable Masisi, aplicó” la maniobra de Heimlich”, y salió a aquella golosina que no me dejaba respirar.

¿En qué consiste la famosa la maniobra de Heimlich?

consistente en rodear con los brazos por detrás al atragantado y apretar el diafragma hacia dentro y hacia arriba.

Esta maniobra en la mayoría de los casos desata una tos forzada que empuja el aire hacia la tráquea, desbloqueando la garganta del objeto que la obstruye. En caso de que la maniobra no dé resultados la primera vez, se recomienda repetirla hasta que la tos forzada reabra las vías respiratorias.

Si esta situación le ocurre a tu bebé, o niño menor de dos años, los especialistas recomiendan que el infante debe ser puesto boca abajo y darle palmadas en la espalda (tandas de 4-5 palmadas) y volver a mirar la boca para determinar si está el objeto.

Si con lo anterior no sale el objeto, hay que presionar de golpe en la barriga, la idea es que eso empuje el aire de los pulmones hacia fuera intentando que expulse el objeto.

Los especialistas también recomiendan en estos casos es NO ENTRAR la mano por la boca del infante o persona afectada, porque podría hacer que el objeto se introduzca más, y si es algo cortante puede provocar laceración.

¿Cómo evitar estos accidentes?

Si es adulto, aunque tenga mucha hambre y le hayan preparado su plato favorito, coma despacio, piense que la comida no saldrá caminando de la mesa, y que, en un segundo, sino recibe las atenciones oportunas esa pudiera convertirse en su último bocado.

 En el caso de los infantes enséñeles también a comer correctamente, de modo que no se lleven tampoco grandes bocados y que no deglutan de prisa y sin la suficiente masticación de los alimentos.

No se descuide con los juguetes, estos deben ser acordes a su edad, de preferencia más grandes que su mano, y no debe permitírseles jugar con objetos que al ser mordidos puedan desprender fragmentos, y mantener siempre la supervisión.

Y no menos importante, evite que jueguen específicamente con “globos, monedas, llaves, bolones y pequeños juguetes, que se convierten en atractivos objetivos que impulsan a los pequeños a llevárselos a la boca”.

La expediatra de mi hijo, experta en este tipo de casos, me comentó en el 2016 que en el Hospital Infantil Doctor Robert Reid Cabral para ese año atendían de dos a tres casos por semana de niños atragantados. Así que, la recomendación es la de no confiarse de los niños porque al final, su naturaleza curiosa es poderosa.

0 Reviews

Write a Review

Read Previous

Lego lanza set de 9 mil piezas un modelo del anfiteatro romano

Read Next

Ciudad Juan Bosch ya tiene un parque con energía renovable

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *